Manualidades de Azteca

308 ideas publicadas y 2 guardadas ▪ Temática del blog: Manualidades

beatriz jimenez

(México)

Viviendo intensamente!

Artesanías y manualidades. Cultura de México. Divagaciones.

azteca-manualidades2.blogspot.mx/
comunidades

Manualidades de Azteca

Hincada en el pasto, algo invisible atrapó su mano en el momento que retiraba las hojas secas de las rosas, Mónica retiró su mano bruscamente de los rosales, gritando horrorizada, corre a su cocina y se sienta, llorando, apoya su cabeza en la mesa, al mismo tiempo que se lleva las manos al vientre y pide perdón a sus bebés no nacidos; Mónica se siente tan culpable de interrumpir esos embarazos, t ...

Émine se hechó al hombro bueno la gran canasta llena de oloroso pan dorado, también, abrazó con la mano derecha una bolsa grande llena de azúcar, café, canela y piloncillo, aún sentía el brazo izquierdo, aunque estaba consciente de que su vista no le engañaba, de que no volvería a contar con el apoyo de su brazo perdido, sus ojos se humedecieron pero las palabras de su abuela le hicieron tragarse ...

Le grité a Julio, ata a la bestia, ahí está la cadena, junto a tu pies, Julio, aún atontado por la lucha con el cocodrilo, logró arrastrar la gruesa cadena oxidada, jadeaba y, casi a rastras, le dio varias vueltas al cuello de la bestia; sin quitar mis cuatros extremidades del cuerpo del cocodrilo, en un pestañeo luz (eso significa para nosotros, rápido), le arrojé el candado a Julio, colocándolo ...

Lázaro, levántate! Y, Lázaro, caminó, burlándose de la vida y la muerte! El viento susurra muerte a mi oído, un frío recorre mi ser, mi alma, respiro con dificultad y me duele el cuerpo; sin embargo, mi espíritu es el que se quebranta, el que me reclama haber torcido mi mente, el haber traicionado mi origen, mi anillo, mi escudo, mi humanidad. Demonio o no, la bella Sirena me lleva a los límites d ...

No sabe lo que dice, no está lúcida Dicen sus hijos ante su andar lento y la callan Sus ojos nublados lloran las querellas de ellos Sus gritos de pleito, no respetan a su madre ni tampoco sus puños Su debilidad añeja, aleja más y más a sus retoños Un estorbo no será más, que tristeza es llegar a viejo Sus vástagos se niegan su temblorosa bendición Ni siquiera voltean a verla, en ese rincón la Abue ...

Como un ladrón de sus noches Se desliza y se lleva su sueño y suspiros Sin compasión, hurta sus deseos tejidos También el roce de sus labios El salado de sus mejillas y Su ansia de derroche Le hace dudar de su existencia, pues No posee corazón Le somete a amanecer con apagados latidos Le obliga a hilar hondos bríos contenidos Le orilla a buscar, ciegamente, fuerzas Le espía para vaciar el calor de ...

A Gipi, a la crueldad, A ese tierno beso negado, A su carmín que lavó tristezas, A esos huesos de perfume oxidado. Diosito, pido por mi mami Dile que me perdone, para que ya no me azote No sé qué hice mal ¿Soy tan mala niña?, dímelo, Diosito Te prometo llorar más suave y no mojar la almohada ¿Por qué me despierta con sus golpes? Siempre me duermo temprano para esquivar su enojo y Nunca funciona, ...

Espanta tanta soledad, escucho el canto salado, perdiéndome en ese manto gris y la tenue neblina; cierro mis ojos bañados en llanto y percibo el vaivén del mar aún en la roca firme; el débil quejido de la dama me devuelve a la realidad, observo con horror que sus pechos sangran y sus muslos, mancillados con violencia, indican con hilillos rojo brillante el camino hacia donde se hallaba su sexo, la ...

Los ojos se cierran, La boca se enmudece y La nariz se ahoga Mierda, toda la calle olía a mierda, cerré la puerta e intenté alejarme lo más rápido de casa, la fetidez atontaba los sentidos; antes de salir de casa, observé los pequeños excrementos de los dos perros que aún no había recogido su dueño, suponiendo que ese era el motivo de ese horrible hedor, me despedí de ellos agitando mi mano dere ...

Burlones tus ojos, Llorosos los míos. Desidia en tu sonrisa, Cayendo la mía. Habló tu espalda, Enmudeció mi rostro. Corrieron tus pisadas, Mis piernas dudaron. Vedas tu abrazo, Retroceden mis manos. Tu limosna de beso, Ya no la quiero.